Menú Close

La Logística del Futuro

Logística del Futuro

¿Cómo será la Logística del Futuro y que factores están influyendo en ella?

Después de la pandemia, el incremento en ventas por medio del comercio electrónico continúa avanzando. Tema que hemos mencionado en posts anteriores. Se prevé un crecimiento sobre el 25% para el 2025, calculándose ya un aumento en las ventas por medio de Ecommerce en 2022 de al menos 17%. Específicamente, durante los tres primeros meses de 2022, el comercio electrónico superó en España los 15.600 millones de euros, facturando un 25,3% más que el año anterior, de acuerdo con los datos recogidos en el portal CNMC Data.

Esta situación favorece al sector logístico, convirtiéndose en uno de sus principales factores de cambio actual. La Logística y el Transporte son 100% necesarios para el negocio online. Sin embargo, trae con sí inconvenientes, como un aumento en la polución por el uso de combustibles fósiles, que deberemos afrontar con creatividad y tecnología.

Desde Ubilop nos preguntamos si es posible una logística 0 emisiones. Estamos claros en que actualmente parece imposible, debido a la inversión desmesurada que requiere hacer este cambio. Pero, aunque sea difícil, llegará.

Por su parte, los organismos gubernamentales, buscan implantar planes de movilidad con 0 emisiones de huellas de carbono, para disminuir la polución. Están buscando mecanismos para obligar a las empresas de transporte a utilizar vehículos ECO y disminuir el uso de combustibles fósiles, comenzando por los cascos urbanos.

¿Qué podemos hacer para alcanzar a una logística «cero emisiones«?

Recordemos que la logística no es solo transporte y entrega sino otra serie de actividades de valor añadido como almacenaje, suministro, preparación de pedidos, consumibles (embalajes) como cartón, etc., que siempre se puede mejorar.

Entre las recomendaciones más importantes para empezar este camino se encuentran:

1. Utilizar vehículos de energía alternativa: eléctricos, híbridos, de bajo consumo, a hidrógeno o de propulsión solar.
2. Minimizar la distancia de entrega: mejorando el diseño de la red de logística para reducir el tiempo de entrega y la distancia recorrida.
3. Usar contenedores de transporte más eficientes: contenedores ligeros y contenedores con mejor aislamiento.
4. Usar embalajes sostenibles: materiales reciclados, materiales orgánicos o inorgánicos biodegradables para reducir el impacto medioambiental.
5. Usar sistemas de rastreo y seguimiento de la mercancía: permite rutas más óptimas.
6. Usar sistemas de almacenamiento automatizados.
7. Optimizar los flujos de trabajo: sistemas de automatización de procesos, sistemas de almacenamiento con visibilidad en tiempo real, sistemas de optimización de rutas, etc. En conjunto, mejoran la eficiencia de los procesos y reducen el uso de combustible y energía.
8. Usar tecnologías de monitoreo ambiental: niveles de dióxido de carbono, partículas en suspensión y otros contaminantes. Esto les permite a las empresas logísticas reducir el impacto ambiental de sus operaciones.

El reto está en que, para hacer este tipo de cambios, debe hacerse una inversión de dinero inicial. El dinero nunca nos sobra, más aún con la competencia de precios en logística y los bajos márgenes de ganancia. Sin embargo, estos gastos en automatizaciones generan frutos a corto y mediano plazo, reduciendo costos de operación y mantenimiento que luego se verán reflejados en mayores beneficios.

Debemos darnos el tiempo de reflexión sobre los primeros pasos que podemos dar, tanto de forma individual como colectiva, para lograr superar este reto.

Feliz día,

Robert Rubio
Ubilop Sistemas Informáticos

Fuentes: